Iter Criminis. Camino del Delito

Por Cristina Sanz, periodista

Delitos de cuello blanco. Los bancos contra el pueblo

| Sin comentarios

Share Button
“De nada vale que se garanticen los derechos de los consumidores si no se obliga a cumplirlas”. Así enjuició el abogado de los Servicios Jurídicos de la Asociación  de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (ADICAE), D. Miguel Andrés Llamas, la situación en la que se encuentran los consumidores españoles ante los grandes bancos durante la celebración el pasado jueves de las Jornadas La Justicia y los Consumidores. La realidad de la defensa colectiva de los consumidores en la Justicia Española.
Genial viñeta (una de tantas) de Forges.
La directiva de la Unión Europea para productos financieros tiene como objetivo garantizar el acceso a los inversores en los mercados europeos y su protección. Para ello, ordena una clasificación de los clientes por nivel de conocimientos financieros, una mejor política de ejecución para el cliente y la regulación de los conflictos de intereses. Esto es, por ejemplo, que el trabajador de un banco cobre incentivos por vender productos de alto riesgo. Además, la UE exige la realización de un test de idoneidad y conveniencia, la entrega de toda la documentación pertinente y el control interno de las entidades.
¿Qué nos encontramos en nuestra realidad cotidiana? El incumplimiento sistemático y deliberado de todas estas obligaciones. Preferentes, venta de productos tóxicos, deuda subordinada, test de idoneidad ya rellenados por los bancos, incumplimientos de la obligación de informar y documentar, falta de ortodoxia, desconocimiento total de MiFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros – Markets in Financial Instruments Directive) y de la Ley Gerenal para la Defensa de los Consumidores… [Texto refundido] Y un largo etcétera.
Manifestación por la comercialización de las preferentes.
La pregunta obligada y que todos tendréis en la mente es ¿Por qué los bancos puede hacer todo esto? Para Llamas la respuesta es obvia: porque “no perciben el riesgo de sanción en comparación con su recapitalización y saneamiento a base de sus clientes”. Además, los poderes públicos miran a otro lado sin pudor, permitiendo la ausencia de supervisión, conflictos de intereses y el incumplimiento de las garantías de la normativa MiFID, que aunque ya está quedándose anticuada, debe ser incentivada. Con este paisaje y con el fracaso patente de la autorregulación, las entidades financieras -unos “poderes salvajes que escapan al Derecho” en las palabras del abogado de ADICAE-, ponen más obstáculos a la Justicia colectiva. Justicia que se está viendo colapsada ante el crecimiento exponencial de los reclamantes y la reciente subida de las tasas por el ministro Gallardón. Un pueblo asfixiado al que le siguen quitando herramientas para defenderse.

¿Qué podemos hacer?

Artículos relacionados

Cristina Sanz Sánchez

Autor: Cristina Sanz Sánchez

Periodista de Crónica Negra y Judicial. Especialista en Comunicación Corporativa y Social Media, pasando por Radio Nacional de España. "Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco". Scaramouche, Rafael Sabatini.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Plugin for Social Media by Acurax Wordpress Design Studio
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On LinkedinCheck Our Feed