Iter Criminis. Camino del Delito

Por Cristina Sanz Sánchez, periodista

El Diablo en el Prado. Ficha de la ‘Bajada de Cristo al Limbo’

| 0 Comentarios

Share Button

Bajada_de_Cristo_al_Limbo_(Sebastiano_del_Piombo)

Piombo, Sebastiano del.

(Venecia 1485 – Roma 1547)

Bajada de Cristo al Limbo.

Fecha de la obra: h 1530.

Óleo sobre lienzo. 226 x 114 cm.

Museo del Prado.

Conocemos esta disposición del tríptico gracias a una copia atribuida a Ribalta y que se conserva en Olomuc (República Checa). La fuente literaria de este tema no pertecenece a los Evangelios canónicos. Esta leyenda pertenece a los Evangelios apócrifos de Nicodemo, donde la Bajada al Infierno de los Justos ocurre antes de la Resurrección y el Evangelio de San Bartolomé.

El lienzo forma parte de la última etapa del Cinquecento italiano, próximo al Manierismo, pero con matices proporcionados por el artista que toma directamente de la pintura veneciana. Entre estos rasgos se encuentran el uso de colores de gama caliente y la atmósfera oscura que predomina en la obra. Inspirado en dibujos de Miguel Ángel, Piombo posee una vigorosa plasticidad, acentuado por el escorzo de la figura de Cristo que lleva en su mano izquierda la cruz de la Resurrección, mientras que la otra la tiene hacia los Primeros Padres, Adán y Eva, arrodillados ante él. Jesús aparece ataviado con un manto blanco que ilumina toda la escena.

En la escena, Jesucristo baja al Limbo como salvador para rescatar las almas de los justos. Piombo utiliza siempre el mismo tipo humano para representar a Cristo. Si comparamos el rostro de Jesús con el que aparece en su otra obra Cristo con la cruz a cuestas que también posee el Prado, podemos ver claramente que ambos rostros son exactamente iguales, pero con distina expresión. Incluso la disposición de los cabellos sobre los hombros es la misma. Detrás de él podemos ver en la sombra a dos hombres entre las llamas del infierno, uno de ellos portando un madero. El ambiente sombrío que domina la obra es un preludio, con el que el pintor se adelanta a su tiempo, de a estética caravaggiesca.

El espacio arquitectónico representa un edificio renacentista de mármol y dimensiones monumentales. Este detalle da la nota de profunda perspectiva y la columna sobre el pedestal nos ofrece una imponente sensación de colosalismo grandioso. La obra tiene un formato vertical muy acentuado, ya que formaba parte de los laterales de un tríptico, hoy fragmentado.

El panel central representa la Lamentación sobre el cadáver de Cristo y actualmente se expone en el Museo del Hermitage de San Petersburgo; el lateral izquierdo, la Aparición de Cristo a los Apóstoles se da por desaparecido. El tema iconográfico general tiene unas connotaciones claras del Triunfo de Cristo sobre la Muerte.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016 Cristina Sanz

Artículos relacionados

Cristina Sanz Sánchez

Autor: Cristina Sanz Sánchez

Periodista de Crónica Negra y Judicial. Especialista en Comunicación Corporativa y Social Media, pasando por Radio Nacional de España.
“Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco”. Scaramouche, Rafael Sabatini.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Plugin for Social Media by Acurax Wordpress Design Studio
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On LinkedinCheck Our Feed