Iter Criminis. Camino del Delito

Por Cristina Sanz, periodista

Pedofilia y pederastia. Diferencias y su aceptación social (Parte II)

| 2 Comentarios

Share Button
Un pedófilo no es lo mismo que un pederasta y siempre que se dan abusos sexuales a menores no es por ninguna de estas patologías. Los niños son los seres más indefensos y se les utiliza por venganza, para conseguir poder y para someter a otras personas. Y como os comentaba en la primera parte de este post sobre Pedofilia y Pederastia, algunos sectores de la sociedad, algunas culturas, aceptan y valoran positivamente mantener relaciones sexuales con niños. ¿Sabíais que el pasado 28 de junio se celebró el Día Mundial del Pederasta? ¿Que se consideran un colectivo maltratado como en su día fue el homosexual? Sí, yo también me quedé perpleja cuando lo reveló la profesora Beatriz de Vicente durante su ponencia en el curso “Grandes Crímenes a la luz de la Ciencia”. Buscad en Internet si no lo creéis, denunciad lo que encontréis, yo no pondré semejantes enlaces aquí.
Voy a contaros punto por punto los datos más relevantes de la ponencia “Nanysex, pederastas en la red”, así que empezaré por aclarar las diferentes parafilias –personas que sienten atracción por otras que distan mucho de su edad- para concretar un marco general:
– Infantofilia: Niños de 0 a 5 años. Aquí se encuentra Nanysex, del que hablaré más tarde.
– Hebefilia: Menores de entre 7 y 13 años, prepúberes.
– Efebofilia: Adolescentes de entre 13 y 18 años. En varones también se denomina “angelismo” y en féminas “lolitalismo”.
– Teleiofilia: El joven, menor de edad, que siente atracción hacia personas adultas. Por algunos estudiosos, la teleiofilia no es considerada una parafilia.
– Geriontofilia: Menores que sienten atracción sexual por personas ya en la senectud. Suele estar relacionada con complejos de Edipo o Electra.
También se hace la distinción entre Impuber (de 0 a 9 años), sin vello púbico; Prepuber, cuando comienza a aparecer el vello y Puber cuando el joven ya ha llegado a la pubertad.
Cerámica de la Grecia Antigua, datada entre el 480 y el 470 a. C. que muestra una escena pederasta, común en la época.
La pederastia en la Antigua Grecia llegó a ser una tradición aristócrata (aquí os dejo un enlace si queréis saber más). Muchos os habréis asombrado al ver esta cerámica. Hace pensar que no hemos avanzado mucho. Incluso conocemos a personajes célebres atraídos sexualmente por menores como  Lewis Carroll, el autor de Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, al que le gustaba fotografiar niños en actitudes adultas.
Charles Lutwidge Dodgson, más conocido por su seudónimo Lewis Carrol.
El pedófilo, como explicó la profesora Beatriz de Vicente, es el mirón y rara vez da el paso a la acción, pero puede evolucionar a una pederastia. El pedófilo no suele ser invasor, el niño no percibe los abusos; se refiere a ellos como “ángeles”, siempre con términos muy dulces. Vive de forma angustiosa su sexualidad porque sabe que su atracción no es correcta. El pederasta va más allá, ventea en busca de la víctima, es muy activo socialmente, moralista inclusive, con una vida sexual normal con adultos. A los pederastas les gusta guardar trofeos (en la mayoría de los casos juguetes) y lo peor es que no suelen presentar habitualmente un trastorno mental. Y digo lo peor porque este hecho hace más difícil comprender que un adulto pueda abusar de niños y bebés.
En la próxima entrada hablaré de los perfiles psicológicos más habituales en pedófilos y pederastas, los intentos de la biología por encontrar una explicación a estas desviaciones y unas cuantas cosas más hasta llegar al caso Nanysex. Y una vez más, por favor, estad alerta.

Artículos relacionados

Cristina Sanz Sánchez

Autor: Cristina Sanz Sánchez

Periodista de Crónica Negra y Judicial. Especialista en Comunicación Corporativa y Social Media, pasando por Radio Nacional de España. "Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco". Scaramouche, Rafael Sabatini.

2 Comentarios

  1. Pingback: El negocio de las bragas usadas: Burusera | Iter Criminis. Camino del DelitoIter Criminis. Camino del Delito

  2. RT @CristinaSanz101: Pedofilia y pederastia. Diferencias y su aceptación social (Parte II) http://t.co/JHzoof1xT7 #crónicanegra

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Plugin for Social Media by Acurax Wordpress Design Studio
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On LinkedinCheck Our Feed