Iter Criminis. Camino del Delito

Por Cristina Sanz, periodista

A propósito de la Doctrina Parot

| Sin comentarios

Share Button

No tengo por costumbre traer citas extensas de artículos que me gustan, pero en esta ocasión no he tenido más remedio que hacer una excepción ante la magistral lección que el periodista José Yoldi -ex redactor jurídico de El País y ganador del premio Víctor de la Serna 2012 por destapar que el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, cargaba gastos personales a los organismos públicos- sobre el derribo de la “Doctrina Parot” a manos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, también conocido como Tribunal de Estrasburgo (Francia), y esas chapuzas tras chapuza que parecen caracterizar, por desgracia, gran parte de las decisiones políticas que se han tomado en España desde la Transición.

Sin más, os dejo con este estupendo y clarificador artículo periodístico.

¿SON TORPES O IGNORANTES LOS MAGISTRADOS DEL SUPREMO? Por José Yoldi

“¿Son torpes o ignorantes los magistrados del Tribunal Supremo y los del Constitucional? ¿De verdad no sabían que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo iba a tumbar la doctrina Parot, que no es más que una burda manera de retorcer la ley en una interpretación retroactiva en contra del reo, que vulnera nuestra Constitución (artículo 9.3) con el fin de aumentar ilegalmente las penas de un centenar de presos? ¿O sí lo sabían, y decidieron que, como Dios, ellos están para enderezar los renglones torcidos del legislador?

El etarra Henri Parot en Bayona, 1990. Fuente: EFE

El etarra Henri Parot en Bayona, 1990. Fuente: EFE

No tengo ningún ánimo de insultarles o faltarles al respeto, pero la verdad es que la disyuntiva no es muy reconfortante, puesto que o no lo sabían y por tanto eran torpes o ignorantes, o sí lo sabían, y estaban cometiendo prevaricación (dictar a sabiendas resolución injusta). Como siempre, yo le proporciono los datos y usted, lector, decide.

La historia de la doctrina Parot se remonta a 2006, cuando la sociedad española contempló horrorizada la posible puesta en libertad del que fue jefe del comando Madrid de ETA, Iñaki de Juana Chaos, un personaje abyecto y sanguinario, con 25 crímenes a sus espaldas y una condena de 3.129 años.

Ya habían salido de prisión otros etarras, como la jefa del comando Nafarroa, Mercedes Galdós Arsuaga, otra joya con 17 muertos en su haber quien con una condena de 829 años de prisión, quedó en libertad el 29 de septiembre de 2005 tras cumplir 19 años, gracias a una reducción de condena por estudios de pedagogía, actividades de limpieza, aerobic, mecanografía o fútbol sala. Habían cumplido la condena de acuerdo con la ley, el Código Penal de 1973, el último del franquismo y si se seguía aplicando la norma como se venía haciendo, previsiblemente iban a quedar en libertad en breve plazo otro medio centenar de presos de los históricos. Entre ellos estaban Isidro Garalde, Mamarru; José Javier Zabaleta, Baldo; Juan Carlos Arruti, Paterra; Santiago Arrozpide, Santi Potros; López Ruiz, Kubati, Domingo Troitiño, Inmaculada Noble, Inés del Río o Henri Parot .

Quizá no hubiera pasado nada si las excarcelaciones hubieran sido tranquilas y silenciosas, pero De Juana, que apreció que la Audiencia Nacional le anulaba algunas redenciones de pena y prorrogaba su tiempo de permanencia en prisión, montó una huelga de hambre con repercusión mediática internacional.

De Juana había desobedecido las órdenes de la dirección de ETA cuando estaba en prisión —que había prohibido a sus presos acogerse a los beneficios penitenciarios para mantener la unidad en sus filas y porque alegaba que había que rechazar las migajas que echaba el Estado— y, por eso, él, que era el jefe del comando Madrid, podía salir de la cárcel antes que sus compañeros Troitiño, Del Río o Noble. El lamentable espectáculo de la puesta en libertad de De Juana, con paseos con su novia por las inmediaciones del hospital Donostia de San Sebastián, provocó manifestaciones de las asociaciones de víctimas y puso al Gobierno socialista contra las cuerdas.

De ahí que algunos jueces, como Javier Gómez Bermúdez, en aquel momento presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, decidieran buscar soluciones creativas al problema…”

Para continuar la lectura, os dejo el artículo completo de José Yoldi publicado en cuartopoder.es

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2013 Cristina Sanz

Artículos relacionados

Cristina Sanz Sánchez

Autor: Cristina Sanz Sánchez

Periodista de Crónica Negra y Judicial. Especialista en Comunicación Corporativa y Social Media, pasando por Radio Nacional de España. "Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco". Scaramouche, Rafael Sabatini.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On LinkedinCheck Our Feed